26. Se le aparecieron además otros dos jóvenes de notable vigor, espléndida belleza y magníficos vestidos que colocándose a ambos lados, le azotaban sin cesar, moliéndolo a golpes.




“Nunca se canse de rezar e de ensinar a rezar.” São Padre Pio de Pietrelcina