18. Que no es hombre de probada virtud el que a sí mismo se recomienda, sino aquel a quien el Señor recomienda.




“Deus nunca me recusou um pedido”. São Padre Pio de Pietrelcina