17. Abraham cayó rostro en tierra y se echó a reír, diciendo en su interior: ¿A un hombre de cien años va a nacerle un hijo?, ¿y Sara, a sus noventa años, va a dar a luz?»




“A cada vitória sobre o pecado corresponde um grau de glória eterna”. São Padre Pio de Pietrelcina