4. A su paso se derriten las montañas y se agrietan los valles, como la cera ante el fuego, como el agua derramada por una pendiente.





“A mansidão reprime a ira.” São Padre Pio de Pietrelcina