1. Escribe al テ]gel de la Iglesia de Sardes: ツォEl que posee los siete Espテュritus de Dios y las siete estrellas, afirma: "Conozco tus obras: aparentemente vives, pero en realidad estテ。s muerto.

2. Permanece alerta y reanima lo que todavテュa puedes rescatar de la muerte, porque veo que tu conducta no es perfecta delante de mi Dios.

3. Recuerda cテウmo has recibido y escuchado la Palabra: consテゥrvala fielmente y arrepiテゥntete. Porque si no vigilas, llegarテゥ como un ladrテウn, y no sabrテ。s a quテゥ hora te sorprenderテゥ.

4. Sin embargo, tienes todavテュa en Sardes algunas personas que no han manchado su ropa: ellas me acompaテアarテ。n vestidas de blanco, porque lo han merecido.

5. El vencedor recibirテ。 una vestidura blanca, nunca borrarテゥ su nombre del Libro de la Vida y confesarテゥ su nombre delante de mi Padre y de sus テ]geles".

6. El que pueda entender, que entienda lo que el Espテュritu dice a las Iglesiasツサ.

7. Escribe al テ]gel de la Iglesia de Filadelfia: ツォEl Santo, el que dice la Verdad, el que posee la llave de David, el que abre y nadie puede cerrar, el que cierra y nadie puede abrir, afirma:

8. "Yo conozco tus obras; he abierto delante de ti una puerta que nadie puede cerrar, porque a pesar de tu debilidad, has cumplido mi Palabra sin renegar de mi Nombre.

9. Obligarテゥ a los de la sinagoga de Satanテ。s -que mienten, porque se llaman judテュos y no lo son- a que se postren delante de tiy reconozcan que yo te he amado.

10. Ya que has cumplido mi consigna de ser constante, yo tambiテゥn te preservarテゥ en la hora de la tribulaciテウn, que ha de venir sobre el mundo entero para poner a prueba a todos los habitantes de la tierra.

11. Yo volverテゥ pronto: conserva firmemente lo que ya posees, para que nadie pueda arrebatarte la corona.

12. Harテゥ que el vencedor sea una columna en el Templo de mi Dios, y nunca mテ。s saldrテ。 de allテュ. Y sobre テゥl escribirテゥ el nombre de mi Dios, y el nombre de la Ciudad de mi Dios -la nueva Jerusalテゥn que desciende del cielo y viene de Dios- y tambiテゥn mi nombre nuevo".

13. El que pueda entender, que entienda lo que el Espテュritu dice a las Iglesiasツサ.

14. Escribe al テ]gel de la Iglesia de Laodicea: ツォEl que es el Amテゥn, el Testigo fiel y verテュdico, el Principio de las obras de Dios, afirma:

15. "Conozco tus obras: no eres frテュo ni caliente. ツ。Ojalテ。 fueras frテュo o caliente!

16. Por eso, porque eres tibio, te vomitarテゥ de mi boca.

17. Tテコ andas diciendo: Soy rico, estoy lleno de bienes y no me falta nada. Y no sabes que eres desdichado, digno de compasiテウn, pobre, ciego y desnudo.

18. Por eso, te aconsejo: cテウmprame oro purificado en el fuego para enriquecerte, vestidos blancos para revestirte y cubrir tu vergonzosa desnudez, y un colirio para ungir tus ojos y recobrar la vista.

19. Yo corrijo y reprendo a los que amo. ツ。Reanima tu fervor y arrepiテゥntete!

20. Yo estoy junto a la puerta y llamo: si alguien oye mi voz y me abre, entrarテゥ en su casa y cenaremos juntos.

21. Al vencedor lo harテゥ sentar conmigo en mi trono, asテュ como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono".

22. El que pueda entender, que entienda lo que el Espテュritu dice a las Iglesiasツサ.





窶廾 Senhor nos dテ。 tantas graテァas e nテウs pensamos que tocamos o cテゥu com um dedo. Nテ」o sabemos, no entanto, que para crescer precisamos de pテ」o duro, das cruzes, das humilhaテァテオes, das provaテァテオes e das contradiテァテオes.窶 Sテ」o Padre Pio de Pietrelcina