32. Le habló amigablemente y le concedió un trato superior al de los otros reyes que estaban con él en Babilonia.

32




“Apóie-se, como faz Nossa Senhora, à cruz de Jesus e nunca lhe faltará conforto”. São Padre Pio de Pietrelcina