61. Mientras tanto, María Magdalena y la otra María estaban allí, sentadas frente al sepulcro.




“Como é belo esperar!” São Padre Pio de Pietrelcina