7. Cuando estoy en peligro, tú me sacas con vida; das a mis enemigos un puñetazo en las narices y tu diestra me salva.





“Seja modesto no olhar.” São Padre Pio de Pietrelcina