174. Señor, espero que me salves, pues tu ley hace mis delicias.





“A mansidão reprime a ira.” São Padre Pio de Pietrelcina