10. ¿No has levantado una valla en torno a él, a su casa y a sus posesiones? Has bendecido las obras de sus manos, y sus rebaños hormiguean por el país.





“O trabalho é tão sagrado como a oração”. São Padre Pio de Pietrelcina