9. Pues los que quieren enriquecerse caen en la tentación y en la trampa de deseos insensatos y funestos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición.




“A sua casa deve ser uma escada para o Céu”. São Padre Pio de Pietrelcina