38. Unos diez días después, el Señor hirió a Nabal y murió.





“Reflita no que escreve, pois o Senhor vai lhe pedir contas disso.” São Padre Pio de Pietrelcina