27. En cuanto llegó tocó el cuerno en la montaña de Efraím y los israelitas bajaron con él de la montaña. El se puso al frente de ellos,





“Deus não opera prodígios onde não há fé.” São Padre Pio de Pietrelcina