11. Deja a tus huérfanos, yo haré que vivan, y tus viudas en mí confiarán.




“Pense na felicidade que está reservada para nós no Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina