4. Yo levanté mi tienda en las alturas, y mi trono era una columna de nube.




“A cada vitória sobre o pecado corresponde um grau de glória eterna”. São Padre Pio de Pietrelcina