21. llama en las esquinas más concurridas, a la entrada de las puertas de la ciudad, dice sus palabras:





“Rezai e continuai a rezar para não ficardes entorpecidos”. São Padre Pio de Pietrelcina