Found 131 Results for: pobre

  • Si prestas dinero a alguno de mi pueblo, al pobre, vecino tuyo, no serás usurero con él, exigiéndole intereses. (Exodo 22, 24)

  • No violarás el derecho del pobre en sus causas. (Exodo 23, 6)

  • Ni el rico pagará más ni el pobre menos al pagar el tributo al Señor en rescate de vuestras vidas. (Exodo 30, 15)

  • Si es pobre y no puede procurarse las víctimas ordinarias, tomará un solo cordero como sacrificio de reparación para el rito de presentación y para hacer sobre él el rito de absolución; cuatro kilos y medio de flor de harina amasada con aceite para ofrenda; medio litro de aceite; (Levítico 14, 21)

  • no harás el rebusco en tus viñas ni prestarás atención a la fruta caída de tu huerta; lo dejarás para el pobre y el extranjero: yo, el Señor, vuestro Dios. (Levítico 19, 10)

  • Cuando hagáis la recolección de vuestros campos, no los segarás hasta la misma orilla, ni recogerás las espigas caídas; lo dejarás para el pobre y el extranjero: yo, el Señor, vuestro Dios". (Levítico 23, 22)

  • Si el que hizo el voto es tan pobre que no puede pagar la suma, se presentará al sacerdote, que hará una estimación proporcionada a las posibilidades del interesado". (Levítico 27, 8)

  • cómo es el suelo, fértil o pobre, con árboles o sin ellos. Sed valientes y traed algunos frutos de la tierra". Era el tiempo en que empezaban a madurar las uvas. (Números 13, 20)

  • Si hay en medio de ti un necesitado, uno de tus hermanos, en una de las ciudades de la tierra que el Señor, tu Dios, te da, no endurecerás tu corazón ni cerrarás la mano a tu hermano pobre, (Deuteronomio 15, 7)

  • Nunca faltarán pobres en la tierra; por eso te digo: Abre tu mano a tu hermano, al humillado y al pobre de tu tierra. (Deuteronomio 15, 11)

  • Si éste fuere pobre, no retendrás contigo la prenda ni siquiera una noche, (Deuteronomio 24, 12)

  • No explotes al pobre y al indigente, ya sea uno de tus hermanos o uno de los extranjeros que viven en tus ciudades. (Deuteronomio 24, 14)


“Esforce-se, mesmo se for um pouco, mas sempre…” São Padre Pio de Pietrelcina