22. Los discípulos se miraron unos a otros, pues no sabían a quién se refería.




O maldito “eu” o mantém apegado à Terra e o impede de voar para Jesus. São Padre Pio de Pietrelcina