17. Maldito el que corre los límites de la heredad de su prójimo. Todo el pueblo responderá: ¡Amén!




“Tenhamos sempre horror ao pecado mortal e nunca deixemos de caminhar na estrada da santa eternidade.” São Padre Pio de Pietrelcina