1. Al maestro de coro. De David Yo busco mi refugio en el Señor; ¿por qué me andáis diciendo: "Huye a los montes como un pájaro"?

2. Los asesinos tensan ya su arco, ajustan las flechas en la cuerda para clavarlas de noche en el corazón del hombre honesto.

3. Cuando están en ruina los cimientos, ¿qué podrá hacer el hombre justo?

4. El Señor está en su templo santo, el Señor tiene su trono en los cielos; sus ojos están fijos en el mundo, sus miradas exploran a los hombres.

5. El Señor vigila al justo y al injusto, y odia a quien quiere la violencia;

6. hará llover brasas de fuego sobre los injustos, azufre y viento abrasador serán la porción de su copa.

7. El Señor es justo y ama la justicia, los justos contemplarán su rostro.





“Quando te encontrares diante de Deus, na oração considera-te banhado na luz da verdade, fala-lhe se puderes, deixa simplesmente que te veja e não tenhas preocupação alguma”. São Padre Pio de Pietrelcina