26. Y escribió estas palabras en el libro de la ley de Dios. Tomó después una gran piedra y la levantó allí, debajo de la encina que había en el santuario del Señor.




“É preciso amar, amar e nada mais”. São Padre Pio de Pietrelcina