11. El país quedó tranquilo cuarenta años. Y murió Otniel, hijo de Quenaz.





“O amor tudo esquece, tudo perdoa, sem reservas.” São Padre Pio de Pietrelcina