Encontrados 50 resultados para: cadáveres

  • Las aves rapaces bajaron sobre los cadáveres, pero Abram las espantó. (Génesis 15, 11)

  • No comeréis su carne ni tocaréis sus cadáveres; serán impuros para vosotros. (Levítico 11, 8)

  • Serán abominables para vosotros: no comeréis su carne y tendréis sus cadáveres como abominables. (Levítico 11, 11)

  • El que levante alguno de sus cadáveres tendrá que lavar sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde. (Levítico 11, 25)

  • De entre los cuadrúpedos os serán impuros todos los que andan sobre las plantas de sus pies. El que toque sus cadáveres quedará impuro hasta la tarde. (Levítico 11, 27)

  • Quedará impuro cualquier objeto sobre el que caiga uno de sus cadáveres; ya sea un instrumento de madera, o un vestido, una piel, un saco o cualquier utensilio. Será metido en agua y quedará impuro. (Levítico 11, 32)

  • Si cae uno de estos cadáveres en una vasija de barro, cuanto haya dentro de ella quedará impuro y romperéis la vasija. (Levítico 11, 33)

  • Cualquier objeto sobre el que caiga alguno de esos cadáveres quedará impuro: el horno y el doble fogón serán derribados; son impuros y los tendréis por impuros. (Levítico 11, 35)

  • (Solamente las fuentes y cisternas, donde se recogen las aguas, permanecerán puras), pero el que toque sus cadáveres quedará impuro. (Levítico 11, 36)

  • De igual manera cuando caiga alguno de esos cadáveres sobre una semilla que va a sembrarse, quedará pura; (Levítico 11, 37)

  • mas si cayese alguno de esos cadáveres sobre semilla mojada, la tendréis por impura. (Levítico 11, 38)

  • Destruiré vuestros altos, abatiré vuestros altares de incienso, amontonaré vuestros cadáveres sobre los cadáveres de vuestros ídolos, y yo mismo os aborreceré. (Levítico 26, 30)

O sábio elogia a mulher forte dizendo: os seu dedos manejaram o fuso. A roca é o alvo dos seus desejos. Fie, portanto, cada dia um pouco. Puxe fio a fio até a execução e, infalivelmente, você chegará ao fim. Mas não tenha pressa, pois senão você poderá misturar o fio com os nós e embaraçar tudo.” São Padre Pio de Pietrelcina