Encontrados 201 resultados para: Morada

  • A la entrada de la Morada colgó la cortina, (Exodo 40, 28)

  • Finalmente, levantó el atrio alrededor de la Morada y del altar, y colgó el cortinado a la entrada del atrio. De esta manera Moisés dio por terminado el trabajo. (Exodo 40, 33)

  • Entonces la nube cubrió la Carpa del Encuentro y la gloria del Señor llenó la Morada. (Exodo 40, 34)

  • Moisés no podía entrar en la Carpa del Encuentro, porque la nube se había instalado sobre ella y la gloria del Señor llenaba la Morada. (Exodo 40, 35)

  • En todas las etapas del camino, cuando la nube se alzaba, alejándose de la Morada, los israelitas levantaban el campamento. (Exodo 40, 36)

  • Porque durante el día, la nube del Señor estaba sobre la Morada, y durante la noche, un fuego brillaba en ella, a la vista de todo el pueblo de Israel. Esto sucedía en todas las etapas del camino. (Exodo 40, 38)

  • En seguida Moisés tomó el óleo de la unción, ungió la Morada y todo lo que había en ella, y así los consagró. (Levítico 8, 10)

  • Será impuro mientras dure su afección. Por ser impuro, vivirá apartado y su morada estará fuera del campamento. (Levítico 13, 46)

  • Ustedes deberán prevenir a los israelitas sobre sus impurezas, a fin de que no mueran a causa de ellas, por haber manchado mi Morada, que está en medio de ellos. (Levítico 15, 31)

  • y no lo lleva a la entrada de la Carpa del Encuentro para presentarlo como ofrenda al Señor, delante de su Morada, será considerado reo de sangre: él ha derramado sangre, y por eso será excluido de su pueblo. (Levítico 17, 4)

  • Yo pondré mi Morada en medio de ustedes y no les tendré aversión; (Levítico 26, 11)

  • Tú encomendarás a los levitas el cuidado de la Morada del Testimonio, de sus enseres y de todo lo que está relacionado con ella. Ellos transportarán la Morada y todos sus enseres, se encargarán de su servicio y acamparán alrededor de ella. (Números 1, 50)


“É difícil tornar-se santo. Difícil, mas não impossível. A estrada da perfeição é longa, tão longa quanto a vida de cada um. O consolo é o repouso no decorrer do caminho. Mas, apenas restauradas as forças, é necessário levantar-se rapidamente e retomar a viagem!” São Padre Pio de Pietrelcina