Encontrados 251 resultados para: °cu√°nto

  • Y en cuanto al hijo de la esclava, yo har√© de √©l una gran naci√≥n, porque tambi√©n es descendiente tuyo". (G√©nesis 21, 13)

  • Entonces comprendi√≥ cu√°nto disgustaban a su padre Isaac las mujeres cananeas. (G√©nesis 28, 8)

  • Dame a mis mujeres, por las que te he servido, y a mis hijos, para que pueda irme. Porque t√ļ sabes muy bien cu√°nto trabaj√© por ti". (G√©nesis 30, 26)

  • En ese momento, volvieron del campo los hijos de Jacob, y cuanto tuvieron noticia de lo ocurrido, se disgustaron profundamente y se enfurecieron, porque al abusar de la hija de Jacob, Siqu√©m hab√≠a cometido una infamia contra Israel, y eso no se debe hacer. (G√©nesis 34, 7)

  • Lleven tambi√©n a su hermano, y vuelvan cuanto antes a ver a ese hombre. (G√©nesis 43, 13)

  • Vuelvan cuanto antes a la casa de mi padre y d√≠ganle: ‚ÄėAs√≠ habla tu hijo Jos√©: Dios me ha constituido se√Īor de todo Egipto. Ven ahora mismo a reunirte conmigo. (G√©nesis 45, 9)

  • "En cuanto salga, respondi√≥ Mois√©s, rogar√© al Se√Īor, y ma√Īana los t√°banos se apartar√°n de ti, de tus servidores y de tu pueblo; pero deja de una vez por todas de burlarte de nosotros, y no impidas que el pueblo vaya a ofrecer sacrificios al Se√Īor". (Exodo 8, 25)

  • En cuanto a la parte sobrante de los toldos, la mitad colgar√° en la parte posterior de la Morada; (Exodo 26, 12)

  • Todo cuanto toque la carne de la v√≠ctima quedar√° santificado; y si la sangre salpica alguna vestidura, tendr√°s que lavar en el recinto sagrado la parte salpicada. (Lev√≠tico 6, 20)

  • Pero si la lepra prolifera hasta cubrir por completo la piel de la persona afectada, de la cabeza a los pies, en cuanto el sacerdote alcanza a ver, (Lev√≠tico 13, 12)

  • En cuanto al chivo destinado por la suerte a Azazel, ser√° puesto vivo delante del Se√Īor, a fin de enviarlo al desierto para Azazel. (Lev√≠tico 16, 10)

  • cuanto mayor sea el n√ļmero de a√Īos, mayor ser√° el precio que pagar√°s; y cuanto menor sea el n√ļmero de a√Īos, menor ser√° ese precio, porque lo que √©l te vende es un determinado n√ļmero de cosechas. (Lev√≠tico 25, 16)


‚ÄúLembre-se de que voc√™ tem no C√©u n√£o somente um pai, mas tamb√©m uma M√£e‚ÄĚ. S√£o Padre Pio de Pietrelcina