Encontrados 87 resultados para: ancho

  • La construirás de la siguiente manera: tendrá ciento cincuenta metros de largo, veinticinco metros de ancho y quince metros de alto. (Génesis 6, 15)

  • Levántate, recorre el país a lo largo y a lo ancho, pues te lo voy a dar a ti.» (Génesis 13, 17)

  • Harás un Arca de madera de acacia, de dos codos y medio de largo, codo y medio de ancho y otro codo y medio de alto. (Exodo 25, 10)


  • Le harás una cubierta, el «Lugar del Perdón», de oro puro, de dos codos y medio de largo y codo y medio de ancho. (Exodo 25, 17)

  • Harás también una mesa de madera de acacia, de dos codos de largo, uno de ancho y uno y medio de alto. (Exodo 25, 23)

  • Cada cortina tendrá catorce metros de largo y dos de ancho. Todas serán de una misma medida. (Exodo 26, 2)

  • cada una de ellas tendrá quince metros de largo y dos de ancho. Todas serán de la misma medida. (Exodo 26, 8)

  • tendrá cinco metros de largo y setenta y cinco centímetros de ancho. (Exodo 26, 16)

  • Harás también un altar de madera de acacia, que tendrá dos metros y medio de largo y otros tantos de ancho, esto es, cuadrado, y metro y medio de altura. (Exodo 27, 1)

  • Por el lado del mar, esto es al oeste, lo ancho, unas cortinas de veinticinco metros marcarán su anchura; habrá diez columnas con otras tantas basas. (Exodo 27, 12)

  • El atrio tendrá una extensión de cincuenta metros de largo por veinticinco de ancho. La altura de las cortinas será de dos metros y medio; se harán de lino fino retorcido y tendrán basas de bronce. (Exodo 27, 18)

  • Será cuadrado y doble; tendrá de medida treinta centímetros, tanto a lo largo como a lo ancho. (Exodo 28, 16)

“Não queremos aceitar o fato de que o sofrimento é necessário para nossa alma e de que a cruz deve ser o nosso pão cotidiano. Assim como o corpo precisa ser nutrido, também a alma precisa da cruz, dia a dia, para purificá-la e desapegá-la das coisas terrenas. Não queremos entender que Deus não quer e não pode salvar-nos nem santificar-nos sem a cruz. Quanto mais Ele chama uma alma a Si, mais a santifica por meio da cruz.” São Padre Pio de Pietrelcina