Encontrados 152 resultados para: Fiesta

  • Y los hijos de Israel se quitaron sus trajes de fiesta al pie del monte Horeb. (Exodo 33, 6)

  • Respetarás la fiesta de los ázimos. Comerás pan sin levadura durante siete días, como te lo he ordenado, en el mes de la primavera, porque fue en ese mes de Aviv cuando saliste de Egipto. (Exodo 34, 18)

  • Celebrarás la fiesta de las Semanas con las primeras siegas de tu trigo, y otra fiesta a fin de año al recoger todos los frutos. (Exodo 34, 22)

  • No ofrecerás con pan fermentado la sangre de mis víctimas y no quedará hasta el otro día la víctima de la fiesta de Pascua. (Exodo 34, 25)

  • El quince del mismo mes es la fiesta de los ázimos en honor a Yavé: durante siete días comerán panes sin levadura. (Levítico 23, 6)

  • «Habla a los hijos de Israel y diles: El día quince del séptimo mes ustedes celebrarán durante siete días la fiesta de las Chozas en honor de Yavé. (Levítico 23, 34)

  • El día quince del séptimo mes, cuando cosechen los productos de la tierra, ustedes celebrarán la Fiesta en honor a Yavé durante siete días. El primer día será un sábado solemne igual que el octavo. (Levítico 23, 39)

  • Entonces le ofrecerán a Yavé sacrificios por el fuego, holocaustos o sacrificios de comunión, le ofrecerán sacrificios de agradable olor, de ganada mayor o menor, con ocasión de un voto o de una fiesta, o como ofrendas voluntarias. (Números 15, 3)

  • y el día quince del mismo mes es día de fiesta. Durante siete días comerán panes sin levadura. (Números 28, 17)

  • Así harán durante los siete días de la fiesta. Es un alimento, un sacrificio por el fuego de calmante aroma para Yavé; lo ofrecerán además del holocausto perpetuo y de su libación. (Números 28, 24)

  • El día de las primicias, cuando ofrezcan a Yavé los frutos nuevos, en la fiesta de las Semanas, tendrán reunión sagrada, y no harán ningún trabajo de trabajador. (Números 28, 26)

  • Ofrecerán también un macho cabrío como sacrificio por el pecado; todo esto además del sacrificio de la fiesta de la expiación y del holocausto perpetuo, de su oblación y sus libaciones. (Números 29, 11)


“Dirás tu o mais belo dos credos quando houver noite em redor de ti, na hora do sacrifício, na dor, no supremo esforço duma vontade inquebrantável para o bem. Este credo é como um relâmpago que rasga a escuridão de teu espírito e no seu brilho te eleva a Deus”. São Padre Pio de Pietrelcina