aaaaa

6. Los probó como al oro en el horno donde se funden los metales, y los aceptó como una ofrenda perfecta.




“A cada vitória sobre o pecado corresponde um grau de glória eterna”. São Padre Pio de Pietrelcina