34. En ese tiempo tomamos todas sus ciudades y las consagramos en anatema, matando a sus habitantes, hombres, mujeres y niños, sin perdonar vida alguna,




Livros sugeridos



“Deus sempre nos dá o que é melhor para nós.” São Padre Pio de Pietrelcina