10. Pero después clamaron a Yavé y reconocieron: Hemos pecado, porque te abandonamos a ti, Señor, y servimos a los baales y a las astartés. Pero ahora, líbranos de las manos de nuestros enemigos y te serviremos.




Visite nossa livraria



“Jesus e a sua alma devem cultivar a vinha de comum acordo.” São Padre Pio de Pietrelcina