1. El Señor dijo a Moisés y Aarón:

2. "Ésta es la ley que ha dado el Señor: Di a los israelitas que traigan una novilla roja perfecta, sin defecto, que nunca haya llevado el yugo.

3. La entregaréis al sacerdote Eleazar, que la sacará fuera del campamento y la hará inmolar en su presencia.

4. El sacerdote Eleazar tomará con su dedo de la sangre y rociará con ella siete veces hacia el frente de la tienda de la reunión.

5. Hará quemar la novilla en su presencia; será quemada piel, carne, sangre y excrementos.

6. El sacerdote tomará madera de cedro, hisopo y púrpura, y lo echará en medio del fuego donde se quema la novilla.

7. El sacerdote lavará luego sus vestidos y su cuerpo con agua, y después entrará en el campamento, pero será impuro hasta la tarde.

8. El que haya quemado la novilla lavará también sus vestidos y su cuerpo con agua, y será impuro hasta la tarde.

9. Un hombre en estado de pureza recogerá las cenizas de la novilla y las depositará fuera del campamento, en un lugar puro, donde serán conservadas para hacer el agua de purificación en la comunidad de los israelitas: es un sacrificio por el pecado.

10. El que haya recogido las cenizas de la novilla limpiará sus vestidos y será impuro hasta la tarde. Es ley perpetua para los israelitas y los extranjeros residentes".

11. "El que toque un cadáver, de cualquier persona, quedará impuro durante siete días.

12. Se purificará con estas aguas el tercero y séptimo día, y será puro; pero si no se purifica el tercero y séptimo día, no será puro.

13. El que ha tocado el cadáver de una persona y no se purifica, contaminará la morada del Señor. Este hombre será extirpado de Israel, pues las aguas de purificación no han corrido sobre él; es impuro, su impureza reside en él.

14. Ésta es la ley para el caso de un hombre que muere en una tienda: el que entre en la tienda y los que en ella se encuentren, quedarán impuros durante siete días.

15. Igualmente quedarán impuras todas las vasijas que estén sin tapar.

16. El que toque en el campo un hombre muerto por la espada o un muerto cualquiera, o huesos humanos, quedará impuro durante siete días.

17. En tales casos de impureza tomarán de la ceniza de la novilla quemada en sacrificio por el pecado, echarán sobre ella un vaso de agua corriente;

18. uno que esté puro tomará el hisopo, lo mojará en agua y rociará la tienda, todos los muebles y todas las personas que estuvieran en ella y al que haya tocado huesos humanos, a un asesinado, a un muerto o un sepulcro.

19. El hombre puro rociará al impuro el tercero y séptimo día, limpiará sus vestidos, se lavará y a la tarde será puro.

20. El hombre impuro que no se purifique será extirpado de la comunidad, pues contaminaría el santuario del Señor. No ha sido rociado con el agua de purificación; es impuro.

21. Es ley perpetua para ellos. El que rocía a otro con el agua de purificación lavará sus vestidos, y el que toque el agua de purificación quedará impuro hasta la tarde.

22. Todo lo que toque el impuro quedará impuro, y el que toque al impuro quedará también impuro hasta la tarde".



Livros sugeridos


“Você deve ter sempre prudência e amor. A prudência tem olhos; o amor tem pernas. O amor, como tem pernas, gostaria de correr a Deus. Mas seu impulso de deslanchar na direção dEle é cego e, algumas vezes, pode tropeçar se não for guiado pela prudência, que tem olhos.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.