1. Mi alma siente asco de mi vida; quiero dar libre curso a mis lamentos, derramaré la amargura de mi alma.

2. Diré a Dios: ¡No me condenes! Hazme saber de qué me acusas.

3. ¿Acaso vas a mostrarte violento, a despreciar la obra de tus manos y secundar el plan de los inicuos?

4. ¿Tienes ojos de carne? ¿Ves como ve un hombre?

5. ¿Son tus días los días de un mortal, tus años como los días de un hombre,

6. para que andes rebuscando mis culpas, indagando mi pecado?

7. Sabes muy bien que yo no soy culpable y que nadie me puede salvar de tus manos.

8. Tus manos me han plasmado, me han formado; ¡y ahora, de pronto, me quieres destruir!

9. Recuerda que me amasaste como arcilla, y que al polvo me has de devolver.

10. ¿No me derramaste como leche y me coagulaste como la cuajada?

11. De piel y de carne me vestiste, y me tejiste de huesos y de nervios.

12. Vida y benevolencia me otorgaste, y tu solicitud guardó mi espíritu.

13. Pero en tu corazón guardabas otras cosas, bien sé que te reservabas esto.

14. Si peco, me vigilas y no pasas por alto falta alguna.

15. Si soy culpable, ¡desgraciado de mí! Si inocente, no oso levantar la cabeza, saturado de ignominia, ebrio de aflicción.

16. Si me levanto, como a un león me das caza, y vuelves a invadirme con tu espanto.

17. Renuevas tus ataques, redoblas tu ira contra mí, y sin cesar me atacan tus tropas de refresco.

18. Oh, ¿por qué me hiciste salir de las entrañas? Hubiera muerto y no me hubiera visto ojo alguno.

19. Sería como si no hubiera existido, llevado desde el vientre a la tumba.

20. ¿No son bien breves los días de mi vida? Deja, pues, que goce un poco de consuelo

21. antes que me vaya para no volver más, a la región de las tinieblas y de negras sombras,

22. lugar de oscuridad y caos, donde la misma claridad es cual noche cerrada.



Livros sugeridos


“Jesus e a sua alma devem cultivar a vinha de comum acordo.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.