aaaaa

1. Tres días después, Ester, revestida de reina, llegó al atrio interior de palacio, ante la cámara real. Asuero estaba sentado en el trono en la sala real, de cara a la puerta.

2. Cuando vio que la reina Ester estaba de pie en el atrio, le arrebató su encanto y tendió hacia ella el cetro de oro que tenía en la mano. Ester se acercó y tocó la punta del cetro.

3. El rey le preguntó: "¿Qué te pasa, reina Ester? Pídeme lo que quieras, que te daré aunque sea la mitad de mi reino".

4. Ester dijo: "Si agrada al rey, asista hoy con Amán al banquete que le he preparado".

5. El rey dijo: "Avisad rápidamente a Amán, para complacer a Ester". Y el rey y Amán asistieron al banquete que les había preparado Ester.

6. Durante el banquete el rey dijo a Ester: "Dime qué quieres y te lo daré. Di qué deseas y lo tendrás, aunque sea la mitad de mi reino".

7. Ester le respondió: "Lo que pido y deseo es esto:

8. Si el rey quiere agradarme y concederme lo que pido y atender mi deseo, que vuelva mañana con Amán al banquete que prepararé, y daré mi respuesta al rey".

9. Aquel día Amán salió satisfecho y gozoso, pero cuando vio a Mardoqueo sentado delante de la puerta real y que ni siquiera se había levantado ni movido en su presencia, se enfureció contra él.

10. No obstante, se contuvo. Al llegar a casa, llamó a sus amigos y a su mujer, Zeres,

11. y les habló largamente de sus riquezas fabulosas, del número de sus hijos y de la estima que el rey le había concedido, engrandeciéndolo por encima de todos sus príncipes y cortesanos. Y añadió:

12. "Pero esto no es todo; hasta la misma reina Ester, en el banquete que ha dado, no ha querido que hubiese nadie fuera del rey y yo, y nos ha invitado de nuevo para mañana.

13. Pero nada me importa todo esto, mientras vea al judío Mardoqueo sentado a la puerta real".

14. Su mujer, Zeres, y sus amigos le respondieron: "Manda preparar un patíbulo de veinticinco metros de altura, y mañana por la mañana propón al rey que se cuelgue en él a Mardoqueo, y así irás contento con el rey al banquete". Agradó la propuesta a Amán, y ordenó que se preparase el patíbulo.




“Deus é servido apenas quando é servido de acordo com a Sua vontade.” São Padre Pio de Pietrelcina