1. ¿Cuál es, pues, la ventaja del judío? ¿Cuál la utilidad de la circuncisión?

2. Grande, de todas maneras. Ante todo, a ellos les fueron confiados los oráculos de Dios.

3. Pues ¿qué? Si algunos de ellos fueron infieles ¿frustrará, por ventura, su infidelidad la fidelidad de Dios?

4. ¡De ningún modo! Dios tiene que ser veraz y todo hombre mentiroso, como dice la Escritura: Para que seas justificado en tus palabras y triunfes al ser juzgado.

5. Pero si nuestra injusticia realza la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será acaso injusto Dios al descargar su cólera? (Hablo en términos humanos.)

6. ¡De ningún modo! Si no, ¿cómo juzgará Dios al mundo?

7. Pero si con mi mentira sale ganando la verdad de Dios para gloria suya ¿por qué razón soy también yo todavía juzgado como pecador?

8. Y ¿por qué no hacer el mal para que venga el bien, como algunos calumniosamente nos acusan que decimos? Esos tales tienen merecida su condenación.

9. Entonces ¿qué? ¿Llevamos ventaja? ¡De ningún modo!

10. Pues ya demostramos que tanto judíos como griegos están bajo el pecado, como dice la Escritura: No hay quien sea justo, ni siquiera uno solo.

11. No hay un sensato, no hay quien busque a Dios.

12. Todos se desviaron, a una se corrompieron; no hay quien obre el bien, no hay siquiera uno.

13. Sepulcro abierto es su garganta, con su lengua urden engaños. Veneno de áspides bajo sus labios;

14. maldición y amargura rebosa su boca.

15. Ligeros sus pies para derramar sangre;

16. ruina y miseria son sus caminos.

17. El camino de la paz no lo conocieron,

18. no hay temor de Dios ante sus ojos.

19. Ahora bien, sabemos que cuanto dice la ley lo dice para los que están bajo la ley, para que toda boca enmudezca y el mundo entero se reconozca reo ante Dios,

20. ya que nadie será justificado ante él por las obras de la ley, pues la ley no da sino el conocimiento del pecado.

21. Pero ahora, independientemente de la ley, la justicia de Dios se ha manifestado, atestiguada por la ley y los profetas,

22. justicia de Dios por la fe en Jesucristo, para todos los que creen - pues no hay diferencia alguna;

23. todos pecaron y están privados de la gloria de Dios -

24. y son justificados por el don de su gracia, en virtud de la redención realizada en Cristo Jesús,

25. a quien exhibió Dios como instrumento de propiciación por su propia sangre, mediante la fe, para mostrar su justicia, habiendo pasado por alto los pecados cometidos anteriormente,

26. en el tiempo de la paciencia de Dios; en orden a mostrar su justicia en el tiempo presente, para ser él justo y justificador del que cree en Jesús.

27. ¿Dónde está, entonces, el derecho a gloriarse? Queda eliminado.!? Por qué ley? ¿Por la de las obras? No. Por la ley de la fe.

28. Porque pensamos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley.

29. ¿Acaso Dios lo es únicamente de los judíos y no también de los gentiles? ¡Sí, por cierto!, también de los gentiles;

30. porque no hay más que un solo Dios, que justificará a los circuncisos en virtud de la fe y a los incircuncisos por medio de la fe.

31. Entonces ¿por la fe privamos a la ley de su valor? ¡De ningún modo! Más bien, la consolidamos.



Livros sugeridos


“Deve-se caminhar em nuvens cada vez que se termina uma confissão!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.