1. «En efecto, el Reino de los Cielos es semejante a un propietario que salió a primera hora de la mañana a contratar obreros para su viña.

2. Habiéndose ajustado con los obreros en un denario al día, los envió a su viña.

3. Salió luego hacia la hora tercia y al ver a otros que estaban en la plaza parados,

4. les dijo: "Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo."

5. Y ellos fueron. Volvió a salir a la hora sexta y a la nona e hizo lo mismo.

6. Todavía salió a eso de la hora undécima y, al encontar a otros que estaban allí, les dice: "¿Por qué estáis aquí todo el día parados?"

7. Dícenle: "Es que nadie nos ha contratado." Díceles: "Id también vosotros a la viña."

8. Al atardecer, dice el dueño de la viña a su administrador: "Llama a los obreros y págales el jornal, empezando por los últimos hasta los primeros."

9. Vinieron, pues, los de la hora undécima y cobraron un denario cada uno.

10. Al venir los primeros pensaron que cobrarían más, pero ellos también cobraron un denario cada uno.

11. Y al cobrarlo, murmuraban contra el propietario,

12. diciendo: "Estos últimos no han trabajado más que una hora, y les pagas como a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el calor."

13. Pero él contestó a uno de ellos: "Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No te ajustaste conmigo en un denario?

14. Pues toma lo tuyo y vete. Por mi parte, quiero dar a este último lo mismo que a ti.

15. ¿Es que no puedo hacer con lo mío lo que quiero? ¿O va a ser tu ojo malo porque yo soy bueno?".

16. Así, los últimos serán primeros y los primeros, últimos.»

17. Cuando iba subiendo Jesús a Jerusalén, tomó aparte a los Doce, y les dijo por el camino:

18. «Mirad que subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y escribas; le condenarán a muerte

19. y le entregarán a los gentiles, para burlarse de él, azotarle y crucificarle, y al tercer día resucitará.

20. Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, y se postró como para pedirle algo.

21. El le dijo: «¿Qué quieres?» Dícele ella: «Manda que estos dos hijos míos se sienten, uno a tu derecha y otro a tu izquierda, en tu Reino.»

22. Replicó Jesús: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber?» Dícenle: «Sí, podemos.»

23. Díceles: «Mi copa, sí la beberéis; pero sentarse a mi derecha o mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado por mi Padre.

24. Al oír esto los otros diez, se indignaron contra los dos hermanos.

25. Mas Jesús los llamó y dijo: «Sabéis que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder.

26. No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor,

27. y el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro esclavo;

28. de la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.»

29. Cuando salían de Jericó, le siguió una gran muchedumbre.

30. En esto, dos ciegos que estaban sentados junto al camino, al enterarse que Jesús pasaba, se pusieron a gritar: «¡Señor, ten compasión de nosotros, Hijo de David!»

31. La gente les increpó para que se callaran, pero ellos gritaron más fuerte: «¡Señor, ten compasión de nosotros, Hijo de David!»

32. Entonces Jesús se detuvo, los llamó y dijo: «¿Qué queréis que os haga?»

33. Dícenle: «¡Señor, que se abran nuestros ojos!»

34. Movido a compasión Jesús tocó sus ojos, y al instante recobraron la vista; y le siguieron.



Livros sugeridos


“Subamos sem nos cansarmos, sob a celeste vista do Salvador. Distanciemo-nos das afeições terrenas. Despojemo-nos do homem velho e vistamo-nos do homem novo. Aspiremos à felicidade que nos está reservada.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.