1. Elifaz de Temán tomó la palabra y dijo:

2. ¿Responde un sabio con una ciencia de aire, hincha su vientre de solano,

3. replicando con palabras vacías, con discursos inútiles?

4. ¡Tú llegas incluso a destruir la piedad, a anular los piadosos coloquios ante Dios!

5. Ya que tu culpa inspira tus palabras, y eliges el hablar de los astutos,

6. tu propia boca te condena, que no yo, tus mismos labios atestiguan contra ti.

7. ¿Has nacido tú el primero de los hombres? ¿Se te dio a luz antes que a las colinas?

8. ¿Escuchas acaso los secretos de Dios? ¿acaparas la sabiduría?!

9. ¿Qué sabes tú, que nosotros no sepamos? ¿qué comprendes, que a nosotros se escape?

10. ¡También entre nosotros hay un cano, un anciano, más cargado de días que tu padre!

11. ¿Te parecen poco los consuelos divinos, y una palabra que con dulzura se te dice?

12. ¡Cómo te arrebata el corazón, qué aviesos son tus ojos,

13. cuando revuelves contra Dios tu furia y echas palabras por la boca!

14. ¿Cómo puede ser puro un hombre? ¿cómo ser justo el nacido de mujer?

15. Si ni en sus santos tiene Dios confianza, y ni los cielos son puros a sus ojos,

16. ¡cuánto menos un ser abominable y corrompido, el hombre, que bebe la iniquidad como agua!

17. Voy a instruirte, escúchame, voy a contarte lo que he visto,

18. lo que transmiten los sabios, sin pasar por alto nada de sus padres,

19. - a ellos solos les fue dada la tierra, sin que se mezclara extranjero entre ellos -:

20. «Todos sus días vive el malvado en tormento, contados están los años asignados al tirano.

21. Grito de espanto resuena en sus oídos, en plena paz el bandido le asalta.

22. No espera escapar a las tinieblas, y se ve destinado a la espada.

23. Asignado como pasto de los buitres, sabe que su ruina es inminente. La hora de las tinieblas

24. le espanta, la ansiedad y la angustia le invaden, como un rey pronto al asalto.

25. ¡Alzaba él su mano contra Dios, se atrevía a retar a Sadday!

26. Embestía contra él, el cuello tenso, tras las macizas gibas de su escudo;

27. porque tenía el rostro cubierto de grasa, en sus ijadas había echado sebo,

28. y habitaba ciudades destruidas, casas inhabitadas que amenazaban convertirse en ruinas.

29. No se enriquecerá, no será estable su fortuna, su sombra no cubrirá la tierra,

30. (ni escapará a las tinieblas). Agotará sus renuevos la llama, su flor será barrida por el viento.

31. No se fíe de su elevada talla, pues vanidad es su follaje.

32. Se amustiará antes de tiempo, y sus ramas no reverdecerán.

33. Sacudirá como la viña sus agraces, como el olivo dejará caer su flor.

34. Sí, es estéril la ralea del impío, devora el fuego la tienda del soborno.

35. Quien concibe dolor, desgracia engendra, su vientre incuba decepción»



Livros sugeridos


“Para que se preocupar com o caminho pelo qual Jesus quer que você chegue à pátria celeste – pelo deserto ou pelo campo – quando tanto por um como por outro se chegará da mesma forma à beatitude eterna?” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.