1. Ella es el libro de los preceptos de Dios, la Ley que subsiste eternamente: todos los que la retienen alcanzarán la vida, mas los que la abandonan morirán.

2. Vuelve, Jacob y abrázala, camina hacia el esplendor bajo su luz.

3. No des tu gloria a otro, ni tus privilegios a nación extranjera.

4. Felices somos, Israel, pues lo que agrada al Señor se nos ha revelado.

5. ¡Animo, pueblo mío, memorial de Israel!

6. Vendidos habéis sido a las naciones, mas no para la destrucción. Por haber provocado la ira de Dios, habéis sido entregados a los enemigos.

7. Pues irritasteis a vuestro Creador, sacrificando a los demonios y no a Dios.

8. Olvidasteis al Dios eterno, el que os sustenta, y afligisteis a Jerusalén, la que os crió.

9. Pues vio ella caer sobre vosotros la ira que viene de Dios, y dijo: Escuchad, vecinas de Sión: Dios me ha enviado un gran dolor:

10. he visto el cautiverio de mis hijos y mis hijas que el Eterno hizo venir sobre ellos.

11. Con gozo los había yo criado, y los he despedido con lágrimas y duelo.

12. Que nadie se regocije de mí, la viuda abandonada de tantos; estoy en soledad por los pecados de mis hijos, porque se desviaron de la Ley de Dios,

13. no conocieron sus decretos, no fueron por el camino de los mandamientos de Dios, ni siguieron las sendas de disciplina según su justicia.

14. ¡Que vengan las vecinas de Sión! Acordaos del cautiverio de mis hijos y mis hijas, que el Eterno hizo venir sobre ellos.

15. Pues él trajo sobre ellos una nación de lejos, nación insolente, de lenguaje extraño, que no respetó al anciano, ni del niño tuvo compasión,

16. se llevó a los hijos amados de la viuda, y la dejó sola, privada de sus hijas.

17. Y yo ¿cómo puedo ayudaros?

18. Aquel que trajo sobre vosotros los males os librará de la mano de vuestros enemigos.

19. Andad, hijos, andad vuestro camino, que yo me he quedado sola.

20. Me ha quitado el vestido de paz, me he puesto el sayal de mis súplicas, clamaré al Eterno mientras viva.

21. Animo, hijos, clamad al Señor: el os librará de la tiranía y de la mano de vuestros enemigos.

22. Yo espero del Eterno vuestra salvación, del Santo me ha venido la alegría, por la misericordia que llegará pronto a vosotros de parte del Eterno, vuestro Salvador.

23. Os despedí con duelo y lágrimas, pero Dios os devolverá a mí entre contento y regocijo para siempre.

24. Y como las vecinas de Sión ven ahora vuestro cautiverio, así verán pronto vuestra salvación de parte de Dios, que os llegará con gran gloria y resplandor del Eterno.

25. Hijos, soportad con paciencia la ira que de parte de Dios os ha sobrevenido. Te ha perseguido tu enemigo, pero pronto verás su ruina y en su cerviz pondrás tu pie.

26. Mis hijos más delicados han marchado por ásperos caminos, han sido llevados como rebaño arrebatado por enemigos.

27. ¡Animo, hijos, clamad a Dios! pues el que os trajo esto se acordará de vosotros;

28. y como vuestro pensamiento sólo fue de alejaros de Dios, vueltos a él, buscadle con ardor diez veces mayor.

29. Pues el que trajo sobre vosotros estos males os traerá la alegría eterna con vuestra salvación.

30. ¡Animo, Jerusalén!: te consolará Aquel que te dio nombre.

31. Desdichados los que te hicieron daño y se alegraron de tu caída.

32. Desdichadas las ciudades a las que sirvieron tus hijos. desdichada la que a tus hijos recibió.

33. Pues como se alegró de tu caída y de tu ruina se regocijó, así se afligirá por su desolación.

34. Yo le quitaré su alborozo de ciudad bien poblada y en duelo se trocará su orgullo.

35. Fuego vendrá sobre ella de parte del Eterno por largos días, y será morada de demonios durante mucho tiempo.

36. Mira hacia Oriente, Jerusalén, y ve la alegría que te viene de Dios.

37. Mira, llegan tus hijos, a los que despediste, vuelven reunidos desde oriente a accidente, a la voz del Santo, alegres de la gloria de Dios.



Livros sugeridos


“As almas! As almas! Se alguém soubesse o preço que custam”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.