1. Los jefes del pueblo se establecieron en Jerusalén. El resto del pueblo fue sorteado para que uno de cada diez hombres viviera en Jerusalén, la Ciudad santa, y los otros nueve en las demás ciudades.

2. Y el pueblo bendijo a todos los hombres que se ofrecieron voluntariamente para vivir en Jerusalén.

3. Estos son los jefes de la provincia que se establecieron en Jerusalén, y en las otras ciudades de Judá. Así, todo Israel, los sacerdotes, los levitas, los empleados del Templo y los hijos de los servidores de Salomón, vivían en sus respectivas ciudades, cada uno en su propiedad.

4. En Jerusalén vivían hijos de Judá e hijos de Benjamín. De los hijos de Judá: Ataías, hijo de Uzías, hijo de Zacarías, hijo de Amarías, hijo de Sefatías, hijo de Mahalalel, de los descendientes de Peres;

5. Maaseías, hijo de Baruc, hijo de Col José, hijo de Jazaías, hijo de Adaías, hijo de Ioiarib, hijo de Zacarías, hijo de Selá.

6. El total de los descendientes de Peres que vivían en Jerusalén era de 468 hombres aguerridos.

7. Los hijos de Benjamín eran: Salú, hijo de Mesulám, hijo de Ioed, hijo de Pedaías, hijo de Colaías, hijo de Maaseías, hijo de Itiel, hijo de Isaías,

8. y sus hermanos Gabai y Salai, en un total de 928 hombres aguerridos.

9. Joel, hijo de Sicri, estaba al frente de ellos, y Judá, hijo de Hasenúa, era el segundo jefe de la ciudad.

10. De los sacerdotes: Iedaías, hijo de Ioiarib, Iaquím,

11. Seraías, hijo de Jilquías, hijo de Mesulám, hijo de Sadoc, hijo de Meraiot, hijo de Ajitub, superintendente de la Casa de Dios,

12. y sus hermanos, que estaban dedicados al servicio del Templo: en total, 822; Adaías, hijo de Ierojám, hijo de Pelalías, hijo de Amsí, hijo de Zacarías, hijo de Pasjur, hijo de Malquías,

13. y sus hermanos, jefes de familia: en total, 242; y Amasái, hijo de Azarel, hijo de Ajzái, hijo de Mesilemot, hijo de Imer,

14. y sus hermanos, hombres aguerridos: en total, 128. Zabdiel, hijo de Haguedolím, estaba al frente de ellos.

15. De los levitas: Semaías, hijo de Jasub, hijo de Azricám, hijo de Jasabías, hijo de Buní;

16. Sabtái y Jozabad, jefes levíticos encargados de los asuntos exteriores de la Casa de Dios;

17. Matanías, hijo de Micá, hijo de Zabdí, hijo de Asaf, que dirigía el canto de los himnos y entonaba la oración de acción de gracias; Bacbuquías, el segundo entre sus hermanos; Abdá, hijo de Samúa, hijo de Galal, hijo de Iedutún.

18. El total de los levitas en la Ciudad santa era de 284.

19. Los porteros: Acub, Talmón y sus hermanos, que custodiaban las puertas: en total 172.

20. El resto de los israelitas, de los sacerdotes y levitas vivían en todas las ciudades de Judá, cada uno en su propiedad.

21. Los empleados del Templo habitaban el Ofel; Sijá y Guispá estaban al frente de ellos.

22. El jefe de los levitas de Jerusalén era Uzí, hijo de Baní, hijo de Jasabías, hijo de Matanías, hijo de Micá; era uno de los hijos de Asaf, que estaban encargados del canto en el culto de la Casa de Dios.

23. Había, en efecto, una ordenanza del rey y un reglamento que fijaba a los cantores lo que debían hacer cada día.

24. Petajías, hijo de Mesezabel, de los hijos de Zéraj, hijo de Judá, era comisionado del rey para todos los asuntos del pueblo.

25. En los pueblos de campaña vivía una parte de los hijos de Judá: en Quiriat Arbá y sus poblados; en Dibón y sus poblados; en Icabsel y sus alrededores;

26. en Iesuá, Moladá, Bet Pélet,

27. Jasar Sual, Berseba y sus poblados;

28. en Siclag, Mejoná y sus poblados;

29. en En Rimón, Soreá, Iarmut,

30. Zanóaj, Adulám y sus alrededores, en Laquis y su campaña; en Azecá y sus poblados. Se establecieron desde Berseba hasta el valle de Hinón.

31. Los hijos de Benjamín vivían en Gueba, Micmás, Aiá, Betel y sus poblados;

32. en Anatot, Nob, Anaías,

33. Jasor, Ramá, Guitaim,

34. Jadid, Seboím, Nebalat,

35. Lod, Onó y el valle de los Artesanos.

36. Entre los levitas hubo grupos que fueron de Judá a Benjamín.



Livros sugeridos


O sábio elogia a mulher forte dizendo: os seu dedos manejaram o fuso. A roca é o alvo dos seus desejos. Fie, portanto, cada dia um pouco. Puxe fio a fio até a execução e, infalivelmente, você chegará ao fim. Mas não tenha pressa, pois senão você poderá misturar o fio com os nós e embaraçar tudo.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.