1. Elihú continuó hablando y dijo:

2. «Sabios y doctos, escuchen, presten atención a mis palabras.

3. Porque el oído aprecia las palabras como el paladar gusta los manjares.

4. Examinemos, pues, entre nosotros lo que es justo, reconozcamos lo que es bueno.

5. Job ha dicho: «Yo soy justo, pero Dios niega mi derecho

6. y miente en contra mía, mi llaga es incurable, a pesar de que no tengo culpa.»

7. Pero, ¿acaso hay alguien como Job que se burla tan fácilmente como bebe?

8. Ahora toma el partido de los malvados y camina con los hombres impíos.

9. Job ha dicho: «El hombre no saca provecho con estar en gracia de Dios.»

10. Por eso, ustedes que saben pensar, escúchenme: Lejos de Dios el mal, y del Omnipotente, la injusticia.

11. Porque él retribuye la obra del hombre y trata a cada uno según su conducta.

12. Ciertamente, Dios no hace el mal y el Omnipotente no tuerce el derecho.

13. ¿Quién le confió la tierra, y le encargó el mundo entero?

14. Si llamara de vuelta a su sabiduría y recogiera su soplo y su espíritu,

15. en un instante moriría toda la tierra y los hombres volverían al polvo.

16. Si tienes inteligencia, escúchame y presta atención a mis palabras:

17. ¿Acaso puede gobernar el que odia el derecho? ¿Cómo vas a condenar al Justo Supremo?

18. El puede decir a un rey: ¡Infame!, y a los príncipes: ¡Malvados!

19. No toma el partido de los príncipes ni distingue entre el rico y el pobre, porque todos son obra de sus manos.

20. Mueren de noche en un instante: se amotina un pueblo y derriba al tirano sin esfuerzo.

21. Pues sus ojos vigilan los caminos del hombre, y observan todos sus pasos,

22. no hay tinieblas ni sombras donde puedan esconderse los malvados,

23. Al hombre no le fija fecha para presentarse ante Dios:

24. derrota a los grandes sin averiguaciones y pone a otros en su lugar.

25. El, conocedor de sus obras, los derriba en una noche y quedan aplastados,

26. los abofetea como a malvados allí donde todos puedan verlos,

27. porque se apartaron de él y no tomaron en cuenta su voluntad

28. mientras hasta élsubía el grito de los débiles: él escuchaba el lamento de los pobres.

29. Si Dios calla, ¿quién lo moverá? Si esconde su rostro, ¿quién lo descubrirá? Vela sobre las naciones y los individuos,

30. y le quita el poder al opresor del pueblo.

31. Pero si éste dice a Dios: «Me dejé llevar, no volveré a hacer mal;

32. enséñame hasta que yo sepa bien; He cometido crímenes, pero no volveré a hacerlo»;

33. según tu parecer, ¿lo castigará Dios? Dilo, pues, tú que criticas, tú debes responder, no yo, di pues lo sabes.

34. Los hombres sensatos me dirán, al igual que todo sabio que me escuche:

35. Job habla sin saber, y sus argumentos no valen.

36. Más aún, Job debe ser examinado a fondo por sus respuestas, propias de malvados.

37. Job ahora peca con plena advertencia, ya que niega su falta entre nosotros y no cesa de hablar contra Dios.»



Livros sugeridos


“Quanto maiores forem os dons, maior deve ser sua humildade, lembrando de que tudo lhe foi dado como empréstimo.”(Pe Pio) São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.