1. Por eso yo, Pablo, el prisionero de Cristo por ustedes, los no-judíos.

2. A lo mejor han sabido de las gracias que Dios me concedió para bien de ustedes.

3. Por una revelación se me dio a conocer su proyecto misterioso, tal como acabo de exponérselo en pocas palabras.

4. Según esto pueden apreciar el conocimiento que tengo del misterio de Cristo.

5. Este misterio no se dio a conocer a los hombres en tiempos pasados, pero ahora acaba de ser revelado mediante los dones espirituales de los santos apóstoles y profetas:

6. que en Cristo Jesús los pueblos paganos tienen derecho a la herencia, que ya no están aparte, y que van a gozar de la promesa. Esta es la Buena Nueva

7. de la que he llegado a ser servidor sin mérito alguno mío, pues Dios me concedió esta gracia en el momento que su fuerza actuó en mí.

8. A mí, el menor de todos los creyentes, se me concedió esta gracia de anunciar a los pueblos paganos la incalculable riqueza de Cristo

9. y de esclarecer en qué forma se va realizando el proyecto secreto escondido desde siempre en Dios, Creador del universo.

10. En adelante los poderes y autoridades del mundo de arriba podrán descubrir, mirando a la Iglesia, los más diversos aspectos de la sabiduría de Dios,

11. conforme al plan que Dios trazó desde el principio en Cristo Jesús, nuestro Señor.

12. En él ahora nos acercamos a Dios con plena confianza, con la fe que él nos ha dejado.

13. Por eso, yo les ruego que no se desanimen al ver las pruebas que soporto por ustedes. Más bien han de sentirse orgullosos de ellas.

14. Pensando en todo esto, doblo las rodillas en presencia del Padre,

15. al que se refiere toda patria en la tierra y toda familia celestial, pues "patria" viene de "padre".

16. Que él se digne, según la riqueza de su gloria, fortalecer en ustedes, por su Espíritu, al hombre interior.

17. Que Cristo habite en sus corazones por la fe, que estén arraigados en el amor y en él puedan edificarse.

18. Que sean capaces de comprender, con todos los creyentes, cuán ancho, y cuán largo, y alto y profundo es,

19. en una palabra, que conozcan este amor de Cristo que supera todo conocimiento. En fin, que queden colmados hasta recibir toda la plenitud de Dios.

20. A Dios, cuya fuerza actúa en nosotros y que puede realizar mucho más de lo que pedimos o imaginamos,

21. a él la gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús, por todas las generaciones y todos los tiempos. Amén.








“Pobres e desafortunadas as almas que se envolvem no turbilhão de preocupações deste mundo. Quanto mais amam o mundo, mais suas paixões crescem, mais queimam de desejos, mais se tornam incapazes de atingir seus objetivos. E vêm, então, as inquietações, as impaciências e terríveis sofrimentos profundos, pois seus corações não palpitam com a caridade e o amor. Rezemos por essas almas desafortunadas e miseráveis, para que Jesus, em Sua infinita misericórdia, possa perdoá-las e conduzi-las a Ele.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.