1. Al año siguiente, en el tiempo en que los reyes sa len a campaña, David mandó a Joab con la guardia y todo el ejército. Derro taron a los amonitas y sitiaron la ciudad de Rabbá, mientras que él se quedó en Jerusalén.

2. Una tarde, después de haberse le vantado de la siesta, se paseaba David por la terraza del palacio, y desde allí vio a una mujer que se bañaba. Era una mujer muy bella.

3. David ordenó que averiguaran quién era, y le dijeron: «Es Betsabé, esposa de Urías, el heteo.»

4. La mandó a buscar, la trajo a su casa y se acostó con ella cuando acababa de pu rificarse de sus reglas.

5. Después ella volvió a su casa. Pero quedó embaraza da y se lo comunicó a David.

6. Enton ces David envió un mensajero a Joab, pidiéndole que le enviara a Urías, el he teo.

7. Cuando llegó Urías, David le pre guntó cómo estaba Joab y el ejército y cómo iba la guerra.

8. Después le dijo: «Baja a tu casa y descansa.» Cuando Urías salió del palacio, David mandó detrás de él platos de su propia mesa,

9. pero Urías se acostó a la entra da del palacio con los servidores del rey y no bajó a su casa.

10. Cuando David lo supo, le dijo: «¿No acabas de llegar de un viaje? ¿Por qué no bajaste a tu casa?»

11. Urías le respondió: «El Arca, Israel y Judá viven en tiendas de cam paña; mi general Joab y sus oficiales acampan al aire libre; ¿cómo puedo yo ir a mi casa para comer, beber y dormir con mi esposa? Por Yavé y por tu vida, que no haré tal cosa.»

12. David le dijo entonces: «Bueno, quédate aquí por hoy y mañana te despediré.» Así, pues, Urías se quedó aquel día en Jerusalén.

13. Al otro día David lo invitó a comer y a beber con él, hasta que lo embriagó; pero por la tarde Urías no bajó a su casa, sino que durmió con los servidores del rey.

14. A la mañana siguiente, David envió una carta a Joab por medio de Urías.

15. En ella le decía: «Pon a Urías en la parte más peligrosa de la batalla y déjalo solo para que lo maten.»

16. Joab, que estaba sitiando la ciudad, puso a Urías en el lugar donde estaban los más valerosos defensores.

17. En efecto, los sitiados hicieron una salida y mataron a varios hombres y oficiales de David, entre ellos a Urías, el heteo.

18. Joab envió un informe detallado del combate,

19. y ordenó al mensajero: «Cuando hayas terminado de contar al rey cómo fue la batalla,

20. si él se enoja y te dice: «¿Por qué se acercaron tanto a la ciudad?

21. ¿No fue una mujer la que mató a Abimelec, hijo de Jerubaal, lanzán dole una piedra de molino desde lo alto de la muralla, en Tebés? ¿Por qué se han acercado a la muralla?» Entonces tú dirás: También murió tu servidor Urías, el heteo.»

22. Partió el mensajero y a su llegada comunicó a David todo lo que Joab le había ordenado.

23. David se enojó y le reprochó al mensajero tal como lo había previsto Joab. El mensajero le respondió: «Aquellos hombres nos atacaron por sorpresa, efectuando una salida a campo abierto, pero nosotros los rechazamos hasta la entrada de la puerta.

24. Fue entonces cuando sus arqueros nos dispararon desde lo alto de la muralla; algunos de los guardias del rey murieron y entre ellos, Urías, el heteo.»

25. David dijo al mensajero: «Trata de reanimar a Joab con este mensaje mío: No te aflijas por este asunto, porque la espada devora hoy a unos y al día siguiente a otros. Refuerza tu ataque contra la ciudad y destrúyela. Así tú le darás ánimo.»

26. Cuando la esposa de Urías supo que su marido había muerto, hizo duelo por él. Terminado éste, David mandó a buscarla, la llevó a su casa y la tomó por esposa. Ella, luego, dio a luz un hijo. Pero la acción que cometió David desagradó a Yavé.



Livros sugeridos


“Vive-se de fé, não de sonhos.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.