7. Al pasar por el valle de las balsameras, lo convertirán en manantiales, y las lluvias otoñales lo llenarán de bendiciones.





“Vive-se de fé, não de sonhos.” São Padre Pio de Pietrelcina