1. Escuchad, hijos míos, la instrucción de un padre y estad atentos a conocer la prudencia,




“Seja paciente nas aflições que o Senhor lhe manda.” São Padre Pio de Pietrelcina