26. y luego, de mi piel de nuevo revestido, desde mi carne a Dios tengo que ver.




“Apóie-se, como faz Nossa Senhora, à cruz de Jesus e nunca lhe faltará conforto”. São Padre Pio de Pietrelcina