13. Y atardeció y amaneció: día tercero.




“Rezai e continuai a rezar para não ficardes entorpecidos”. São Padre Pio de Pietrelcina