17. Luego vi a un Angel de pie sobre el sol que gritaba con fuerte voz a todas las aves que volaban por lo alto del cielo: «Venid, reuníos para el gran banquete de Dios,

17




“O Anjo de Deus não nos abandona jamais.” São Padre Pio de Pietrelcina