24. Susana gritó con todas sus fuerzas; los dos ancianos también se pusieron a gritar contra ella,




“Deus ama quem segue o caminho da virtude.” São Padre Pio de Pietrelcina