Znaleziono 54 Wyniki dla: crímenes

  • Castígalos, oh Dios, castígalos, que caigan presos en sus propios planes; recházalos por sus crímenes sin cuento, por haberse rebelado contra ti. (Salmos 5, 11)




  • Pasas el día proyectando crímenes, tu lengua es cuchilla afilada, autor de engaños; (Salmos 52, 4)

  • así lo provocaron con sus crímenes y descargó una plaga sobre ellos. (Salmos 106, 29)

  • que me hiera un justo, que un hombre piadoso me reprenda, pero que la fragancia del criminal jamás perfume mi cabeza; pues a sus crímenes yo opondré siempre mi oración. (Salmos 141, 5)

  • Pasan ahora por mi mente los crímenes cometidos en Jerusalén, los objetos de plata y oro que quité, los habitantes de Judea que exterminé sin motivo. (I Macabeos 6, 12)

  • Con ella arrojan a las cenizas a los sacrílegos, ladrones o autores de otros crímenes horrendos. (II Macabeos 13, 6)

  • Sus propias injusticias cautivan al injusto, en los lazos de sus crímenes está prisionero. (Proverbios 5, 22)




  • Estarán espantados al rendir cuenta de sus delitos, sus crímenes se levantarán contra ellos para acusarlos. (Sabiduría 4, 20)

  • ¡Ay, nación pecadora, pueblo cargado de crímenes, ralea de malvados, hijos perversos! Han abandonado al Señor, han despreciado al Santo de Israel, le han vuelto la espalda. (Isaías 1, 4)

  • Pues el Señor sale de su morada para castigar los crímenes de los habitantes de la tierra. La tierra vomitará su sangre y no cubrirá ya más a sus víctimas. (Isaías 26, 21)

  • Pues son muchos nuestros delitos ante ti, y nuestras iniquidades contra nosotros testifican; sí, presentes tenemos nuestros crímenes y reconocemos nuestras perversidades: (Isaías 59, 12)

  • de sus crímenes y los de sus padres juntamente -dice el Señor-, los que quemaron incienso en los montes y en las colinas me ultrajaron. Mediré bien su merecido y se lo echaré en su corazón. (Isaías 65, 7)




“Nossa Senhora recebeu pela inefável bondade de Jesus a força de suportar até o fim as provações do seu amor. Que você também possa encontrar a força de perseverar com o Senhor até o Calvário!” São Padre Pio de Pietrelcina