Znaleziono 24 Wyniki dla: advertencias

  • El que menosprecia las advertencias saldrá perdiendo, el que observa los mandamientos será recompensado. (Proverbios 13, 13)

  • El tonto menosprecia la corrección de su padre, el sensato toma en cuenta las advertencias. (Proverbios 15, 5)

  • El hombre que se encapricha a pesar de las advertencias será derribado de un golpe y sin remedio. (Proverbios 29, 1)

  • Así pues, hijo mío, recibe mis advertencias y no rechaces este consejo: (Sirácides (Eclesiástico) 6, 23)

  • Escuchen, jefes de Sodoma, que esto es palabra de Yavé; presten atención, pueblo de Gomorra, a las advertencias de nuestro Dios: (Isaías 1, 10)

  • En vista de eso, así habla el Santo de Israel: «Ya que ustedes no han hecho caso a estas advertencias y han recurrido más bien a las tasas impuestas y a la mentiras, (Isaías 30, 12)

  • Ellos no me obedecieron ni escucharon mi mandato. Se pusieron duros de cabeza, para no oír ni aceptar mis advertencias. (Jeremías 17, 23)

  • Yavé me dijo: «Párate en el patio de la Casa de Yavé para decir mis advertencias a todas las ciudades del país de Judá que vienen aquí a postrarse ante mí. Tú les dirás cuanto yo te mande, sin suprimir nada. (Jeremías 26, 2)

  • Siguiendo con mis advertencias, no los puedo alabar por sus reuniones, pues son más para mal que para bien. (1º Carta a los Corintios 11, 17)

  • Y ustedes, padres, no sean pesados con sus hijos, sino más bien edúquenlos usando las correcciones y advertencias que pueda inspirar el Señor. (Carta a los Efesios 6, 4)

  • Por eso, el que no haga caso de estas advertencias desobedece, no a un hombre, sino al mismo Dios, que les da a ustedes su Espíritu Santo. (1º Carta a los Tesalonicenses 4, 8)

  • Reprende al que deforma el mensaje. Después de dos advertencias, romperás con él, (Carta a Tito 3, 10)


“Mesmo quando perdemos a consciência deste mundo, quando parecemos já mortos, Deus nos dá ainda uma chance de entender o que é realmente o pecado, antes de nos julgar. E se entendemos corretamente, como podemos não nos arrepender?” São Padre Pio de Pietrelcina