34. Pero como los sacerdotes eran pocos y no bastaban para desollar todos estos holocaustos, les ayudaron sus hermanos los levitas, hasta que terminaron la labor, y los sacerdotes se santificaron, pues los levitas estaban más dispuestos que los sacerdotes para santificarse.




Livraria Católica

Conheça esses e outros livros em nossa livraria.




“De que vale perder-se em vãos temores?” São Padre Pio de Pietrelcina